Saltar la navegación

Calcula horarios y dificultades

En la planificación y en la práctica del barranquismo es fundamental tener en cuenta los condicionantes personales y los del medio para prever dificultades y horarios.

Es muy importante hacer un cálculo prudente del horario total y de los horarios intermedios, así como comprobar su cumplimiento durante el descenso.

Esos cálculos te permitirán planificar correctamente la actividad y tomar decisiones acertadas durante el descenso.

 

Necesitarás...

  • Croquis del barranco (longitud, dificultades técnicas, vías de escape, equipamiento...) y mapa de la zona (altitud, rutas de acceso y salida...) cuanto más detallados mejor. Consultar una guía o publicación especializada te será muy útil pero recuerda que la información será incompleta y no reflejará el estado actual del barranco.
  • Formación técnica para poder evaluar cuánto nos costará superar las dificultades y qué necesitaremos.
  • Conocimientos básicos de lectura de mapas y de orientación en el medio para las marchas de aproximación y retorno, y para la progresión en el barranco.

    Horario total e intermedios

    Con frecuencia se tarda más de lo previsto en descender un barranco y eso genera muchos problemas que multiplican la inseguridad: mayor agotamiento, caída de la noche... Por ello es muy importante calcular:

    • horarios totales que incluyan las marchas de aproximación y de retorno.
    • horarios intermedios en el barranco, que iremos comprobando durante el descenso y nos permitirán tomar decisiones, sobre todo si hay incidencias.

    Condicionantes del medio

    A menudo, sobrevaloramos nuestras capacidades o minimizamos las dificultades del barranco. Para evitar estos errores resulta vital conocer y evaluar los condicionantes del medio:

    • Caudal y características acuáticas del barranco.
    • Características climáticas y estacionalidad.
    • Situación geográfica: altitud, cuenca de alimentación.
    • Dificultades técnicas específicas: rápeles, caos de bloques, sifones, etc.
    • Vías de escape: fundamentales para actuar ante emergencias.
    • Morfología y tipo de obstáculos del cauce y su entorno.
    • Longitud total del barranco.
    • Rutas de aproximación y de retorno.
    • Estado del equipamiento
    • Tipo de roca y del macizo al que pertenece el barranco 

    Y ten muy presente advertencias como éstas: