Saltar la navegación

No te separes ni dejes solo a nadie

Si sufrimos un percance, mejor estar acompañados.
 
Nunca dejes sólo a un menor, ni a un grupo de menores.
 
Partir el grupo también puede generar problemas, si los dos subgrupos no son autosuficientes.



Cuidado sobre todo...

Lleva al grupo de manera compacta siempre, pero sobretodo en estas situaciones:

  • Cuando se reduce la visibilidad por la niebla, la espesura de la vegetación, la lluvia o la escasez de luz.
  • En los tramos más peligrosos, donde puedan producirse caídas (desniveles, cursos de agua...).
  • Si los componentes están cansados o lleváis ya muchas horas de marcha, pues en estas situaciones suelen ser más habituales los despistes y tropiezos.
  • Si consideras que no todo el equipo de monitores es suficientemente autónomo como para responsabilizarse con seguridad de una parte del grupo.

    Toma precauciones

    Una de las situaciones que puede generar mayor peligro es la división de un grupo. La mejor recomendación es no dividirlo nunca. Si no podemos evitarlo, tomaremos esta precaución básica:

    • que en cada subgrupo haya gente capaz de conducir al resto a destino.

    Igualmente, debemos evitar dejar sola a una persona (ni menor ni monitor). Retrasarse o quedar a la espera del retorno del grupo comporta también importantes peligros:

    • es muy habitual que la persona se canse de la espera y haga algo no acordado, como regresar sola, sin esperar al grupo.
    • las posibilidades de caer en situaciones de nerviosismo y desorientación se multiplican.