Saltar la navegación

Ascender al MONCAYO en INVIERNO con SEGURIDAD

El Moncayo, techo del Sistema Ibérico con 2.314 m de altitud, constituye un imán y una referencia para los montañeros y senderistas aragoneses, que desde muchos puntos de su orografía la ven recortada contra el horizonte.

Tanto en invierno como en verano, al Moncayo se dirigen una gran cantidad de visitantes. Algunos sólo con la aspiración de pasear por sus laderas, otros con el ánimo y el reto de encaramarse a su cumbre.

Pero para ascender al Moncayo en invierno es necesario ser consciente de las condiciones en las que puede estar la montaña, contar con una formación previa y llevar un equipo específico.

Ignorar esto hace que cada año muchas personas tengan que ser auxiliadas... y algunas fallezcan. En el periodo que va de 1981 a enero de 2012 han perdido la vida en el Moncayo 17 personas.

¡Asciende al Moncayo en invierno con seguridad!

 

 

Sabemos que...

La mayor parte de quienes pretenden ascender el Moncayo en invierno creen tener la suficiente preparación y llevar el equipo adecuado como para no sufrir percances. Las estadísticas de rescates confirman lo imprudente que es pensar con ligereza que "A mí no me pasará nada...".

Muchas de las personas que ascienden al Moncayo, subestiman las duras condiciones invernales que en muchas ocasiones se dan en esta montaña.

Asegurar nuestra salida a la montaña depende, sobre todo, de nosotros mismos.

Es mejor prevenir que confiarse y pasarlo luego mal. Las condiciones, en ocasiones extremas, de la montaña invernal pueden poner en grave peligro nuestra vida.

Aquí recordaremos cómo

  1. Planificar una actividad de montaña invernal.
  2. Equiparnos adecuadamente.
  3. Actuar con prudencia.
  4. Reaccionar ante los percances.