Saltar la navegación

Madruga, camina con la luz

Para salir a la montaña en invierno hay que madrugar, mejor olvídate si no estás dispuesto.

El día es muy corto y lo prudente es estar de regreso cuando todavía quedan varias horas de luz.

Así contamos siempre con un margen de seguridad para solucionar contratiempos, un tiempo que puede resultar vital.

Piensa que...

  • Si nos levantamos con el sol, disponemos de todas las horas de luz para completar la ruta.
  • Si ocurre cualquier incidente, contamos con más tiempo, más horas para recibir ayuda o para llegar a destino.
  • Tanto si no aprovechamos bien las horas de luz como si erramos en nuestros cálculos podemos vernos obligados a pernoctar a la intemperie, situación indeseable si no la teníamos prevista y que puede entrañar verdadero peligro.