Saltar la navegación

¿Adónde vamos?

El primer paso es decidir qué queremos hacer, adónde queremos ir.

Hagamos lo que hagamos, debemos elegir siempre una actividad adecuada a la experiencia y a las características de las personas que van a realizarla.

A tener en cuenta

  • Qué medios para desplazarnos sobre la nieve necesitaremos: raquetas, esquís de montaña, a pie con crampones y piolet, escalada en hielo, etc.
  • La experiencia y el hábito del grupo en la práctica del montañismo invernal
  • La edad de los miembros del grupo
  • La forma física y la motivación

¿Contratamos a un guía...?

Si tenemos dudas sobre nuestra capacidad por las dificultades técnicas, la existencia de pasos peligrosos... o, simplemente, queremos quitarnos un peso de encima: contratar a un guía será una buena idea.

En ocasiones, los guías se ocupan también de la logística del grupo (equipamiento, alojamiento, traslado de mochilas...). Encontraremos más información sobre estos profesionales y sus servicios en:

Para informarse

  •   No te servirán las guías o libros con recorridos de verano: deberás buscar información concreta de ese recorrido o lugar en invierno.
  • En invierno los caminos y su señalización desaparecen bajo la nieve: interpretar bien el mapa y los accidentes geográficos será lo que va a permitirte una correcta orientación en la montaña. De ahí su importancia.
  • Además, las rutas de verano muchas veces discurren por parajes muy expuestos a los aludes, por lo que hay que informarse correctamente de cuáles son las rutas invernales más seguras.

¿Buscar información en Internet?

Existen pocas publicaciones sobre recorridos en montaña invernal. Las que hay suelen aportar información precisa y segura. Si no encuentras propuestas para la zona que te interesa, seguramente buscarás información en Internet, entonces debes tener en cuenta que:

  • Internet concentra gran cantidad de información, mucha de ella difícil de contrastar o muy personalizada por el autor. No te fíes de las páginas web tipo blog, a no ser que conozcas en profundidad a su autor y te merezca confianza.
  • Si Internet no resuelve tus dudas, intenta que los expertos de la zona te asesoren (guardas de refugios, empresas de guías, etc.).