SIEMPRE A LA MODA

Aunque la excursión sea corta y sin dificultades es muy importante prestar atención a la ropa y calzado.

El tiempo es muy cambiante por ello conviene llevar siempre, incluso en verano, prendas que nos protejan del frío, del calor, del agua y el viento.

Los cambios de temperatura en una excursión pueden ser grandes en cualquier época del año dependiendo de la altitud, la orientación del camino,... 


Sabías que...?

Una persona puede sobrevivir semanas sin alimento, días sin agua pero sólo unas horas sin protección a una temperatura ambiente baja.

La combinación de viento y frío puede ser peligrosa. A esta relación se refiere el concepto de "sensación térmica".

Con temperaturas bajo cero, un viento fuerte puede producir congelaciones severas en muy poco tiempo. Para resolver este problema, recuerda que lo mejor es siempre utilizar prendas cortavientos

 

COMO UNA CEBOLLA

La solución a todos estos cambios y situaciones es vestir en capas. De manera que si sube la temperatura nos podamos quitar algo y si bajan, nos lo podamos poner.

En la tabla puedes comparar las prendas más recomendables, según la estación del año.

 

  PRIMAVERA-VERANO OTOÑO-INVIERNO
pies Calcetines de grosor medio Calcetines gruesos
piernas Pantalón largo fino o mallas Pantalón grueso y mallas debajo
Torso y brazos 1ª capa Camiseta de manga corta

Camiseta de manga larga

Torso y brazos  2ª capa Camiseta fina de manga larga Sudadera-forro polar
Torso y brazos  3ª capa Sudadera-forro polar Cortavientos o plumas
Lluvia Chubasquero Chubasquero
Manos Unos guantes finos Guantes
Cabeza Braga Gorro y braga

 

Recuerda. Es importante que las camisetas que vayan pegadas al cuerpo no sean de algodón porque acumula la humedad y tarda mucho en secar.

Vamos a caminar ¿no?, pues entonces cuida y viste adecuadamente tus pies.

Caminarás más cómodo y con menor esfuerzo, evitarás pequeñas pero muy molestas lesiones (rozaduras, ampollas) y otras más importantes (esguinces, fracturas) que pueden echar a perder la excursión y ponerte en peligro.

 

 

Ten en cuenta...

Recuerda que para caminar en la naturaleza no sirve el mismo calzado que usas todos los días: es algo que se olvida con demasiada frecuencia. Por ello ten en cuenta:

  • El tipo de suelo sobre el que caminarás y su estado (piedras, barro...)
  • La longitud y los desniveles del itinerario
  • La climatología prevista, en particular el frío y la lluvia
  • Evita que el calzado sea nuevo o esté en mal estado

¿Usamos bastones?

No son imprescidibles para practicar el senderismo, pero su uso tiene ventajas que debemos conocer:

  • reducen la carga sobre la espalda y sobre articulaciones como los tobillos, rodillas y cadera
  • aumentan nuestros puntos de apoyo proporcionándonos mayor estabilidad, sobre todo en pendientes y superficies deslizantes
  • hacen trabajar a un gran número de músculos de nuestro cuerpo, mejorando la capacidad cardiovascular y la oxigenación

La longitud ideal del bastón para un desarrollo natural del movimiento es 2/3 de la estatura del usuario. Piensa también que al usar bastones el ejercicio aumenta y consumimos más energía. Un palo o gallata cumple perfectamente la función, pero el baston de senderismo o de marcha puede resultarnos más cómodo por su peso reducido, capacidad de plegado...