Niebla en actividades de montaña


Niebla_2La niebla es un fenómeno meteorológico consistente en la presencia de nubes muy bajas, próximas o agarradas al suelo. La niebla en actividades de montaña nos puede poner en situaciones de peligro por la evidente falta o reducción de la visibilidad y los necesarios puntos de referencia para orientarnos. En itinerarios con senda definida, y siempre que no la perdamos, esto puede no llegar a suponer un grave problema, pero en actividades donde la señalización se encuentra más espaciada o el itinerario discurre fuera de senda (muchos de los recorridos por media y alta montaña) los problemas por desorientación y extravío suelen llegar enseguida. Además, la niebla lleva implícito un descenso de las temperaturas, por lo que deberemos estar atentos también a posibles problemas por hipotermia, sobre todo si nuestra equipación no es la adecuada y no llevamos suficiente abrigo en la mochila.

Mapa, brújula pero sobretodo GPS, ropa de abrigo, una manta térmica, el chaleco reflectante y nuestro teléfono móvil con la batería cargada y otra de repuesto deben ir siempre en nuestra mochila, pero en los días de niebla serán, además imprescindibles para nuestra seguridad.

Efectos de la niebla

Tanto si somos montañeros como si nos consideramos más bien senderistas, debemos tener muy en cuenta los efectos de la niebla y cómo nos van a afectar en el desarrollo de una actividad, pues se trata de un fenómeno meteorológico que puede afectar a todos los que están en la montaña por igual. Principalmente deberemos atender a la reducción de la visibilidad y al descenso de la temperatura.

Reducción de la visibilidad

Guia_TDMCuando nos encontremos dentro de la niebla orientarse puede ser realmente difícil. Estas situaciones de visibilidad reducida pueden llevarnos a desorientarnos y salirnos de la ruta correcta, con la posibilidad también de enriscarnos… Perder la ruta, “perdernos”, es lo peor y a la vez lo más frecuente que nos puede pasar en situaciones de niebla, y nuestros esfuerzos debe ir orientados a mantenernos sobre el itinerario .

En grupos numerosos, pude ser fácil que un miembro del grupo pierda el contacto visual con el resto del grupo y el resto no se dé cuenta de su pérdida hasta pasado un buen rato.

Temperaturas bajas

Dentro de un entorno con niebla la temperatura será más baja debido a la menor radiación del sol. El aumento de la humedad también nos hará experimentar una mayor sensación de frío. Temperaturas más bajas a las esperadas, unidas a la desorientación y a una equipación inadecuada (falta de abrigo) nos pueden colocar ante el peligro de sufrir una hipotermia con el riesgo que esto puede suponer para nuestra vida.

Niebla + montaña nevada:

Si a todo lo anterior le sumamos la presencia de nieve y viento, podemos experimentar el fenómeno conocido como “White out”. El viento trae y levanta la nieve, que se mezcla con la niebla. El entorno con niebla y el suelo reflejan la misma luz y adquieren una tonalidad semejante. En esta situación se pierde el contraste de los accidentes del terreno y la sensación de desorientación es total.

Esta situación puede darse por supuesto en invierno, pero también en otoño o primavera, en esos días fríos donde la precipitación es en forma de nieve en cotas relativamente bajas y el senderista o montañero es sorprendido por un entorno de “montaña invernal” sin ser invierno.

Una buena planificación es fundamental

Cuando planifiquemos nuestra actividad, ya sabemos que además de centrarnos en los aspectos técnicos de la excursión, deberemos prestar especial atención a la previsión meteorológica.  Son muchos los factores que determinan la generación de nieblas, aunque existen determinadas situaciones que las favorecen.

♦ Existen momentos del año y condiciones climatológicas en las que son frecuentes la formación de nieblas. Contrastes térmicos acusados entre el suelo y las diferentes capas de la atmósfera suelen darse en otoño y primavera.
♦ Hay zonas de montaña que por su orografía son especialmente propensas a presentar este fenómeno. En Aragón debemos resaltar Estanés, Aguastuertas o la cima del Moncayo, pero cada macizo puede tener sus “lugares de niebla”.
♦Situaciones en el Pirineo con viento de norte, si nos movemos cercanos a los collados fronterizos, por los mismos suele entrar “la gabacha”, esa nube que viene de Francia y que nos cambia el cielo azul por el frío y la niebla.
♦ En otras épocas son habituales las situaciones de inversión térmica, generalmente en invierno y otoño junto la presencia de fuertes anticiclones: la niebla estará presente en el fondo de los valles pero no en las cimas, y el aumento de temperatura del suelo a lo largo de la jornada suele levantarlas, pero en ocasiones no es suficiente y pueden permanecer varios días.

Equípate de forma adecuada

Niebla_1Si consultando la previsión meteorológica sabemos que existe alta probabilidad de nieblas lo más prudente sería cambiar la actividad a un lugar donde la meteo sea más favorable.  Aún así existe un material determinado que minimizará el riesgo de tener problemas en caso de que te sorprenda la niebla, y ese material debería estar SIEMPRE en nuestra mochila.

♦ El GPS es una herramienta clave para ayudarnos a salir rápido y con éxito de una situación de niebla. Recuerda llevarlo con las baterías cargadas y de repuestoRecuerda también que si tienes un Smartphone tienes un GPS: aprende a usarlo. Será de gran ayuda tener el track del recorrido cargado en el GPS. Consulta el visor de rutas de Montaña segura.
Mapa + Brújula deben estar siempre en nuestra mochila. En situaciones de niebla hay que ser muy experto para que te puedan servir de ayuda, aunque la experiencia en su uso y conocimientos de tácticas de orientación en condiciones de poca visibilidad pueden ser fundamentales en caso de fallo del GPS. En estas situaciones un altímetro (un GPS te da la altitud también) es de gran ayuda, ya que nos posicionará de una forma más o menos precisa sobre una curva de nivel de nuestro mapa.
Chaleco reflectante y silbato nos harán más visibles y localizables desde la distancia, tanto para el resto de integrantes del grupo, como para los rescatadores, en caso de que tengan que venir a buscarnos.
Ropa de abrigo y manta térmica. En situaciones de niebla tal vez tengamos que pasar varias horas esperando a que ésta se disperse o, en el peor de los casos, pasar la noche a la intemperie. Llevar una manta térmica y ropa de abrigo nos hará un poco menos mala la espera y reduciremos el riesgo de sufrir hipotermia.
♦ Linterna. Nos servirá tanto para ser localizados como para iluminarnos en caso de que se nos eche la noche encima.
Teléfono movil por si tenemos que avisar a al 112 pero también, y sobre todo, por si alguna APP de geolocalización que llevemos instalada y sepamos manejar nos puede sacar del apuro. No olvides un cargador auxiliar, pues estas aplicaciones suelen consumir más batería de la habitual y debes poder recargar el teléfono por si en última instancia debieras contactar con el 112.

Como actuar en caso de niebla

Lo primero que debemos hacer si nos vemos sorprendidos por una situación de niebla será mantener la calma.  Solo así, analizando la situación, se tomarán las decisiones más acertadas.

♦ En caso de llevar GPS no dudes en utilizarlo cuanto antes. Solo con llevarlo no es suficiente, recuerda que aunque un GPS nos lleva de la mano, te recomendamos que entrenes en condiciones de seguridad la navegación con GPS.
♦ Una vez te hayas situado con el GPS, presta mucha atención al grupo, es muy importante que nadie pierda contacto visual con el grupo, desplázate más despacio y manteniendo la unidad. Usar los chalecos reflectantes y el silbato para estar siempre localizados.
♦ En caso de niebla en rutas con la señalización muy espaciada o sin señalizar no avanzar si no estamos totalmente seguros que caminamos en la dirección correcta.  Abrígate y espera a que la niebla se levante, mejor quedarnos quietos, que andar sin rumbo y cada vez más lejos del punto de referencia inicial.
♦ Si creemos que no seremos capaces de salir por nuestros medios, notificar cuanto antes a los grupos de rescate nuestra situación. Llamaremos al 112, le comunicaremos nuestra posición (si tenemos GPS podremos dar las coordenadas precisas, si no tenemos tendrá que ser una posición aproximada, o el último lugar donde teníamos clara nuestra ubicación, antes de desorientarnos). Recuerda que existen aplicaciones como Alpify que transmiten nuestra ubicación a la central de emergencias en el momento que hacemos la llamada.
♦ Si durante la espera la niebla levanta y decidimos continuar es muy importante cerrar el aviso con el grupo de rescate.
♦ Abrígate adecuadamente
para que el frío no te afecte. Asegúrate de que todo el grupo se mantiene unido y bien abrigado. Podéis moveros en una zona controlada y pequeña para combatir el frío, pero nunca caminar sin rumbo fijo.

Recuerda una buena planificación hará que nos equipemos de forma adecuada y que podamos actuar con garantías si nos atrapa una situación de niebla en nuestras actividades de montaña.


Comparte...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on TumblrPin on Pinterest