Saltar la navegación

Calzado apropiado

Vas a moverte por terreno de alta montaña, ¡no lo olvides!

Una parte importante del itinerario discurre entre caos de bloques y piedras graníticas de tamaño medio. Por ello resulta imprescindible llevar botas de montaña.

Además, el uso de crampones en el paso obligado por el glaciar del Aneto obliga a que la bota esté adaptada para poder calzarlos.

¿Que debo pedirle a una bota de montaña?

La bota ideal no tiene qué ser la más cara o la más técnica de la tienda, pero sí tiene que ser una bota preparada para la alta montaña. Asegúrate de que cumpla los siguientes requisitos:

  • Que sea de caña alta y que te proteja el tobillo, pues suele ser habitual en esos medios que una piedra salte, o darse un golpe en el tobillo con un saliente.
  • Que tenga una suela rígida o semirrígida, con buen agarre y dibujo para evitar resbalones y dolores en la planta del pie.
  • Que tenga posibilidades de incorporar crampones. Recuerda que no todos los crampones son adecuados para cualquier bota.
  • Que tenga algún tipo de tratamiento impermeable, ya que deberemos caminar por nieve parte de la jornada.
  • Que tenga protección en la parte frontal para evitar golpes en los dedos del pie.

Además según la cantidad de nieve que haya, puede ser aconsejable emplear polainas para evitar que se nos introduzca nieve por la parte superior de la bota.

Por otro lado, recuerda que es más que aconsejable que tu pie esté habituado a la bota antes de iniciar la excursión: ¡no estrenes nunca botas el día en que vayas a hacer un recorrido largo!.