Cuando el viento deja nieve helada en la montaña


Refugio Cap de Llauset, 12 /11/2017

Refugio Cap de Llauset, 12 /11/2017

Hay una situación que se suele repetir en los meses finales del año en nuestras cumbres: es cuando el viento deja nieve helada en la montaña. Por las características del clima del Pirineo, en invierno es habitual que tras un frente (con precipitación de nieve en altura) llegue el viento de norte y lo arrase todo hasta dejar de nuevo la montaña casi pelada y con la poca nieve que ha podido resistir helada.

La estampa en las webcams de los refugios de montaña suele desanimar: la nieve que había caído prácticamente ha desaparecido, y se ven tantas o más piedras que nieve, y eso a pesar de que la nieve caída había llegado a taparlo todo y parecía que esa primera capa tenía que permanecer y ser la base de las nevadas que están por llegar.

Pero no, el viento de norte ha hecho de las suyas y ha dejado su huella. Estos días el monte está “delicado”, y las cotas altas alternan las piedras con los tramos de nieve helada. Allí donde hay continuidad de nieve, también suele estar helada o con una costra sin base e inestable. El monte está para moverse por él con mucha atención.

Si además tras la situación de norte llega el anticiclón, el montañero invernal que está con muchas ganas de sacar al monte “los trastos” no se lo pensará dos veces y se lanzará con ganas a comprobar in situ las condiciones. Y muchas veces esas ganas nos hacen relativizar los riesgos asumidos.

Foto Pedro Caballero. Portalet, 29/12/2011

Foto Pedro Caballero. Portalet, 29/12/2011

En estas condiciones el piolet y los crampones son herramientas imprescindibles, así como conocer y por supuesto refrescar con la práctica su correcto manejo. Con hielo y piedras la autodetención es un reto complicado hasta para los expertos, lo mejor es no tener que ponerla a prueba.

Si necesitas hacerte una idea de cómo está de nieve la zona a la que quieres ir y qué condiciones de viento y precipitación ha habdo los últimos días, recuerda que los refugios de la FAM tienen esta información publicada para tu seguridad.

Hasta que no se instale definitivamente el invierno con sus nevadas (momento en el que deberemos poner el “chip” de aludes, BPA y planificación en montaña invernal) toca estar muy atento al hielo y a las posibles caídas por resbalones, caídas que pueden implicar aparatosos deslizamientos entre hielo y piedras. ¡Mucha atención y el material siempre a mano!


Comparte...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on TumblrPin on Pinterest