Informarse cuando hay nieve en la montaña


Esquiadores de montañaCada vez son más los aficionados a la montaña invernal, deportistas y montañeros que están deseando que las montañas se cubran de blanco para salir a recorrerlas y disfrutarlas.

Sin embargo, no hay que olvidar que todas estas actividades se desarrollan por un medio altamente inestable (montaña, nieve, aludes) y que una progresión segura requiere no sólo del material adecuado, sino de formación técnica y experiencia.

Para que  no se pierda ni una sola vida en la montaña, Planifica + Equipa + Actúa con prudencia también en montaña invernal. Aquí repasaremos, dentro del PLANIFICAdónde informarse cuando hay nieve en la montaña y recordando, una vez más,  que la montaña en general, pero mucho menos la montaña invernal, no se “aprende” sólo leyendo, sino que resulta fundamental la experiencia en primera persona de la mano de expertos y  profesionales (y para ello están los clubes de montaña -FAM, FEDME- y los guías titulados -AEGM-).

Planificando desde casa

El proceso de planificación de una actividad en montaña nevada exige más tiempo y formación técnica que ese mismo proceso para la misma actividad en verano.

Para empezar, recabar información resulta más complicado al existir poca bibliografía sobre recorridos invernales. Sin duda, las editoriales especializadas en contenidos de montaña intentan llenar ese vacío, pero todavía son pocas las publicaciones existentes en ese sentido, y a este lado meridional del cordal fronterizo se está muy lejos, en cuanto a cartografía,  de nuestros vecinos franceses, cuyos mapas oficiales  -IGN France-, a escala 1:25.000, incluyen el trazado de los recorridos más habituales que se suelen realizar cuando la montaña está nevada.

Seguramente, el libro más esperado y valorado de los últimos títulos publicados sobre recorridos con esquís por el Pirineo es el del autor del Blog La Meteo que Viene, Jorge García-Dihinx, primero de una serie que acabará por cubrir todo el Pirineo Aragonés, o eso esperamos.

Con todo ello deberemos escoger un recorrido acorde a las características y experiencia del grupo y obtener sus datos básicos, tanto de desnivel y distancia como de dificultades técnicas específicas en condiciones de nieve. En este punto de la planificación deberá prepararse un plan alternativo, menos exigente y más seguro, aunque a veces el único plan alternativo válido o posible es darse la vuelta, algo que siempre debemos estar dispuestos a hacer.

Buscando el boletín de peligro de aludes

Fundamental será consultar la previsión meteorológica y el peligro de aludes, información que está al alcance de todos nosotros. La AEMET publica diariamente (a las 18 horas) la situación meteorológica y nivológica del Pirineo, así como la previsión para el día siguiente de manera detallada y  una estimación de la evolución prevista a dos días vista.

En Cataluña, el Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya (ICGC) ofrece también de manera diaria su Boletín de Peligro de Aludes. También el Valle de Arán, a través de su Centre de Lauegi d’Aran, elabora su Boletín de Peligro de Aludes desde hace más de 10 años. Y por supuesto, nuestros vecinos a través de Meteo France también se encargan de la predicción de aludes en el lado francés del Pirineo.

Desde finales del año 2014, y persiguiendo ofrecer una información nivológica localizada en el Valle del Aragón, se ha puesto en marcha a través del centro A Lurte una nueva iniciativa que posibilitará la publicación de dos boletines de peligro de aludes semanales (martes y viernes) para ese valle.

Sin duda, todas estas fuentes, sumadas a aquéllas no oficiales (otros espacios de comunicación entre montañeros, a poder ser contrastados), permiten que aquéllos que quieren recabar información sobre el estado de la nieve para el día de hoy puedan hacerlo. El siguiente paso, igual de imprescindible que los anteriores, es hacer una correcta interpretación de estos boletines con el fin de comprender lo que nos están aportando.

Es por ello que el montañero invernal deberá hacerse, poco a poco, un experto en meteorología y en nivología, algo que sin duda le puede llegar a salvar la vida en la montaña.

Otras fuentes de información

Igualmente educativo e ilustrativo, a sumar por supuesto a una buena documentación sobre el riesgo de aludes,  es el seguimiento a las Webcams de los lugares a visitar (en este enlace tenéis las de los refugios de montaña de la FAM) y también los datos meteorológicos recogidos por estos mismos refugios en los últimos 7 días (datos de temperatura máxima y mínima, cantidad de precipitación y forma, vientos dominantes y espesores de nieve).

Aunque sin duda, todo lo que podamos documentarnos y llevar aprendido de casa no nos servirá de mucho si luego no lo aplicamos una vez salgamos al monte. A la nieve hay que escucharla, mirarla, interpretarla correctamente y, con todo ello y nuestro sentido común, tomar la decisión más prudente: a veces, el recorrido más seguro es darnos la vuelta. Por suerte no siempre es así y la montaña nevada nos permite disfrutar de grandes experiencias, vistas y sensaciones.

IMG_3342

 


Comparte...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on TumblrPin on Pinterest