¿A quién suceden los accidentes y rescates?


helicoptero¿A quién suceden los accidentes y rescates? si hacemos esta pregunta a montañeros, senderistas, barranquistas, caminantes, visitantes, turistas seguro que las respuestas no sólo nos sorprenden, sino que además son de todos los colores posibles.

La campaña Montaña Segura, en sus tiempos de  Montañas para Vivirlas Seguro y Montañas Seguras, realizaba encuestas a los montañeros y de los 28.000 grupos encuestados durante el periodo 1999-2011, más del 80% (y algunos años hasta más del 90%) respondían estar habituados al tipo de actividad que se encontraban realizando ese día.

Esa seguridad en nosotros mismos es, sin duda, un factor importante a tener en cuenta a la hora de reflexionar sobre a quién y por qué suceden los rescates. Las personas que estamos en la montaña, cada una practicando una actividad distinta, creemos estar capacitados y preparados para hacerla de manera segura, ¿por qué, sino, íbamos a realizarla?

Helicóptero Guardia Civil de MontañaSin embargo, también es habitual que si preguntamos en un ambiente más “montañero”, las respuestas probablemente serán del tipo: “los turistas, la gente con poca experiencia y poco acostumbrados a la montaña, son los que acaban teniendo problemas porque desconocen muchos de los factores que condicionan su actividad y por lo tanto asumen una gran cantidad de riesgos sin saberlo y sin tomar las medidas oportunas, algunas de ellas muy básicas (protegerse del sol, hidratarse, etc…)”.

Si por el contrario preguntamos en un ambiente de senderistas ocasionales, las respuestas probablemente serán del tipo: “los montañeros expertos son los que acaban teniendo los accidentes y rescates, porque asumen muchos riesgos y sus actividades son más comprometidas. No siempre se puede tener todo atado: la montaña es impredecible”.

Si completamos nuestra atípica investigación, seguro nos encontraremos que cuando a un montañero experimentado le sucede un accidente el mismo colectivo de montañeros experimentados tienden a nombrar a la “mala suerte” como factor determinante del incidente. No así cuando el rescate es sobre el colectivo de personas menos experimentadas: en ese caso se tiene la certeza de que esas personas deberían haber hecho las cosas “mejor” para evitar el accidente.

Los rescates nos suceden a todos

Sin embargo, y sin analizar los datos de los rescates más allá de lo que puede hacer un usuario partiendo de las noticias que salen en los medios, es casi una certeza que a las personas con menos experiencia les suceden un mayor número de incidencias aunque de menor gravedad, y a las personas con más experiencia les suceden un menor número de incidencias pero de mayor gravedad. Eso sin olvidar que en número los senderistas ocasionales tienen mayor presencia que los montañeros experimientados.

Si bien es cierto que a los menos expertos se les puede rescatar por no saber dar respuesta adecuada a según qué incidencias (agotamientos, deshidrataciones, extravíos, etc…) también es cierto que estos son los rescates de consecuencias menos graves, incluso muchas veces son directamente ilesos, mientras que los montañeros expertos acostumbran a protagonizar los accidentes de mayor gravedad, puesto que toman medidas para evitar los incidentes leves y tienen una mayor autonomía en el medio.

¿Qué rescates querríamos evitar?

Todos. Sin duda: todos. Pero si sólo podemos centrarnos en unos también lo tenemos claro: los fallecidos.

No es nuestro caso, que trabajamos para educar y concienciar a todo el colectivo de personas que están practicando alguna actividad en el medio natural para que ellos mismos hagan más seguras, con sus decisiones, sus actividades.

Por supuesto hay que dirigirse a cada colectivo con el mensaje apropiado, lo que le queremos transmitir a los que tienen muchas experiencia no es lo mismo que lo que les queremos hacer llegar a los que tienen menos, pero debemos recordarles a todos que los rescates les suceden a ellos, a todos ellos, y que unos por desconocimiento o falta de información y los otros por exceso de confianza, todos formamos parte de las estadísticas, y a todos se nos puede convertir un día pensado para el disfrute en un día para olvidar.

¿De verdad crees que un rescate no te puede suceder a ti? 

Planifica, equípate y actúa con prudencia para hacer tus actividades de montaña más seguras.


Comparte...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on TumblrPin on Pinterest