A la montaña con guías


Guia_TDBarrancosEn ocasiones una respuesta honesta puede llegar a ser un seguro de vida. Cuando planificamos una actividad (senderismo, alta montaña, barranquismo) hay que preguntarse si todo el grupo está capacitado física y técnicamente para realizarla (y por supuesto, responderse sinceramente). Si es así: ¡adelante con ella! sin olvidar la prudencia y el buen hacer, por supuesto. Si la respuesta es negativa, podemos tomar dos actitudes: un cambio de actividad hacia otra más sencilla o…¡a la montaña con guías!

A la hora de acometer cualquier actividad de montaña, hemos de conocer perfectamente cuáles son nuestras capacidades, habilidades y conocimientos para llevarla a cabo con éxito. Es decir, hemos de estar preparados. Asimismo, esta capacitación hemos de hacerla extensiva a todo el grupo. Todos los miembros del grupo han de tener un mismo nivel de preparación a la hora de planificar cualquier actividad montañera.

En función de ello, escogeremos el itinerario, buscando toda la información útil acerca del mismo (horario, desniveles, distancia, tipo de recorrido y, si es posible, resto de datos del MIDE; track y recorrido según la cartografía a consultar; ‘meteo’ y estado de la ruta; bibliografía, etc.). Si la elección del objetivo ha sido previa a la configuración del grupo, volveremos nuestra vista hacia éste, valorando la composición del mismo y el nivel físico y técnico de cada uno de sus miembros.

Según esa valoración, decidiremos la idoneidad o no de la actividad. En caso de que nuestra respuesta sea negativa tenemos dos opciones:

♦ Diseñar un plan alternativo más asequible
♦ Dejarnos acompañar por los guías de montaña y barrancos

Guías profesionales

AnetoEn caso de querer afrontar un reto que supere nuestra propia preparación o la del grupo, lo recomendable es acudir a quien puede darnos la seguridad suficiente para realizarla, informarnos y gestionar el riesgo que puede conllevar. Esto es, necesitamos un guía profesional.

En otros países, la contratación de un guía para realizar determinadas actividades de montaña es habitual. El guía es un montañero profesional, conductor de un grupo por la montaña, al que dota de seguridad. Sus conocimientos del medio y la actividad, con sus requerimientos técnicos y de material, son completos. Evidentemente, ha de valorar las expectativas del grupo y los perfiles de cada uno de sus integrantes, asesorando sobre la actividad o aconsejando la renuncia a ella si observa carencias graves para conseguir los objetivos.

Ante todo, un guía profesional en un buen gestor del riesgo. Para él prima la seguridad. Con él la progresión será más sencilla, nos enseñará a hacer un buen uso del material técnico, nos asegurará en los pasos más complicados, hará que todo el grupo marche unido, conocerá las posibles vías de escape ante un imprevisto, igual que sabrá proponer un plan B, y estará en disposición de solicitar socorro y de seguir los protocolos de actuación durante un rescate.

Formación de guías

Guia_TDMAragón fue una comunidad pionera en crear una formación de profesionales del montañismo: los Técnicos Deportivos de Montaña y Escalada, una excelente cantera de formadores y guías de montaña.

En diciembre de ese año 2003, el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón regulaba las pruebas de acceso y las enseñanzas dirigidas a conseguir títulos oficiales deportivos de los Deportes de Montaña y Escalada (BOA 15/12/2003). En ese momento se estableció una estrecha colaboración con la Federación Aragonesa de Montañismo para llevar a cabo esta tarea, que se explicitó en la firma de un convenio.

No se trata de formar deportistas, sino técnicos que van a ser responsables de la enseñanza, del entrenamiento o de la conducción de otros deportistas o grupos de personas por lugares, en muchas ocasiones, remotos y peligrosos. Estos técnicos deben gestionar todos estos riesgos y minimizarlos, trabajando para conseguir los objetivos de los clientes que los contraten. Su trabajo no es crear temor, si no disiparlo y esto se consigue sabiendo aconsejar qué actividad es la más adecuada para quien la está demandando; o entrenando y preparando a esa persona, tanto técnica como físicamente, para conseguir un fin que en ese momento no se encuentra a su alcance.

Por todo ello, nunca debemos olvidar que un guía no es un seguro de vida, sino un profesional en la gestión del riesgo que nos permitirá practicar una actividad determinada siguiendo todos los protocolos de seguridad establecidos y además nos enseñará a disfrutar el deporte y conocer el medio, algo siempre fundamental.

Guías y empresas de turismo activo

Montaña_con_guiasLa oferta de guías y empresas de turismo activo es amplia y de calidad. En Aragón, además, estas empresas tienen la obligación de solicitar al gobierno autonómico autorización para su funcionamiento, por lo que deben cumplir una serie de requisitos técnicos y legales que suponen una garantía de calidad. En este enlace se puede acceder al listado de las empresas registradas.

Por otro lado, los guías son poseedores de sus titulaciones pertinentes, y si bien no existe un registro oficial, muchos de ellos están agrupados en la Asociación Española de Guías de Montaña.

Por todo ello podemos afirmar que los guías y las empresas de turismo activo constituyen un colectivo de gran calidad pero todavía demasiado desconocido en nuestro país. Esperemos que el tiempo y la cultura del deporte y las actividades al aire libre, en constante auge, vaya cambiando estas dinámicas y poco a poco nos dejemos acompañar por estos grandes profesionales: nuestra seguridad y disfrute mejoran junto a ellos.


Comparte...Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on TumblrPin on Pinterest