Saltar la navegación

Ropa de abrigo y chubasquero

El medio natural es muy cambiante por ello conviene llevar siempre, incluso en verano, prendas que nos protejan del frío, del agua y del viento.

Las oscilaciones térmicas en una excursión pueden ser significativas en cualquier época del año en función de la meteorología local, la altitud, la orientación del camino, la existencia o no de arbolado... 


Sabías que...?

Una persona puede sobrevivir semanas sin alimento, días sin agua, pero sólo unas horas sometido sin protección a una temperatura ambiente baja.

La combinación de viento y frío puede ser peligrosa, a eso remite el concepto de "sensación térmica", usado en los medios y por algunas fuentes de información meteorológica. Con temperaturas bajo cero, un viento fuerte puede producir congelaciones severas en muy poco tiempo. Lo importante es saber, que en montaña, no disponer de prendas cortavientos puede generarnos gran incomodidad y arruinarnos la excursión.

  • En montaña llevaremos siempre varias capas de abrigo de ropa térmica (que no sea algodón, porque empapa el sudor y lo mantiene cerca de nuestro cuerpo en forma de humedad, enfriándonos).
  • También llevaremos por lo menos una prenda que sea cortavientos e impermeable.
  • Gorro y guantes, no ayudaran a protegernos del frio.

 

La sensación térmica

La presencia de viento en el medio acelera el enfriamiento de la piel. Una persona expuesta a una temperatura ambiente determinada percibe menos temperatura si además está expuesta al viento. A eso se le llama "sensación térmica" y en montaña hay que tenerlo muy encuenta pues puede ser la causa de incidentes por hipotermias como agotamientos que nos pueden llevar a una situación de riesgo.

¿Quieres conocer cual es la sensación térmica que experimenta nuestro cuerpo según distintas combinaciones de temperatura ambiente y velocidad de viento?