Saltar la navegación

¿Y si quieres hacer alta montaña?

Si tu intención es hacer una actividad en alta montaña (por encima de los 2.500 m de altitud) deberás tener en cuenta otros factores aparte de los que te comentamos en esta guía.

Si ese es tu caso, te aconsejamos que te informes y formes adecuadamente

En alta montaña no debes olvidar que...

El medio es más exigente y por lo tanto tú tendrás que poder responder ante imprevistos de mayor complejidad y envergadura. No te vamos a decir cómo actuar en cada caso, porque la alta montaña requiere de una serie de consejos que van más allá de los objetivos de esta guía, pero tendrás que tener en cuenta aspectos como: 

  • el tipo de señalización que te vas a encontrar: si es un itinerario señalizado o deberás decidir la ruta sobre el terreno con ayuda del mapa y una correcta interpretación del mismo en los cruces
  • el tipo de firme por el que se progresa: si se trata de un camino o existe traza sobre el terreno o deberás moverte por una zona de caos de piedras, pedrizas, o terrenos sin senda definida
  • la severidad del medio: valorando los aspectos de dificultad que te impone el medio, por ejemplo paso probable por zonas de hielo o nieve, pasos en los que deban usarse las manos, pasos en los que una caída sobre el itinerario implicaría una caída al vacío o un deslizamiento por la pendiente, distancias en tiempo a una carretera abierta o un teléfono de socorro, etc.

 

Todos estos aspectos impondrán una mayor exigencia al recorrido, y por lo tanto tú, como monitor, deberás ser capaz de moverte por este tipo de medios con total autonomía y seguridad. Si no es tu caso: si es la primera vez que haces el recorrido o no te sientes muy seguro, será buena idea cambiar de actividad o buscar el apoyo de los guías profesionales para realizarla.