Saltar la navegación

Bidón estanco, ¿para qué?

Un bidón estanco en la mochila permite salvaguardar las cosas que no deben mojarse o que conviene proteger de los golpes.

Además, flota, y convierte a la mochila en una posible ayuda para los tramos en los que hay que nadar.

 


Proteger y flotar

Un bidón estanco nos servirá para guardar todo aquello que no debe mojarse ni golpearse como:

  • El teléfono móvil.
  • El botiquín.
  • La comida.
  • El croquis y el mapa.
  • El GPS.
  • La cámara de fotos.
  • Cualquier otra cosa que exija protección.

Aunque estos bidones suelen funcionar muy bien, hay que revisarlos antes para comprobar que cierran correctamente. Podemos reforzar la protección con bolsas de plástico, que también pueden ser estancas y colocarse dentro o fuera del bidón.