Saltar la navegación

No te separes ni dejes solo a nadie

Un barranco es un medio que entraña peligros por lo que nunca debe hacerse en solitario.
 
Tampoco conviene formar grupos menores de tres personas, para no dejar solo a un herido si alguien tiene que salir del barranco en busca de ayuda.



Cuidado sobre todo...

  • En los oscuros y en otros tramos en los que se reduce la visibilidad o se pierde el contacto visual por la angostura del barranco, los caos de piedra o una caída de agua.
  • En los tramos más técnicos, donde puedan producirse caídas o golpes inesperados (rápeles, resaltes, sifones, pozas).
  • Con los más pequeños a los que, como siempre, hay que prestar una especial atención.

Toma precauciones

Una de las situaciones que puede generar mayor peligro es la división de un grupo. La mejor recomendación es no dividirlo nunca. Si no podemos evitarlo, tomaremos esta precaución básica:

  • que en cada subgrupo haya gente capaz de conducir al resto a destino.

Igualmente, debemos evitar dejar a una persona sola, suele ser el origen de mayores problemas:

  • Puede no estar habituada al manejo del material técnico y las posibilidades de caer en situaciones de nerviosismo y desorientación se multiplican.