Saltar la navegación

Piensa en los escapes

Hay que conocer siempre los posibles escapes de un barranco y, ante un contratiempo, usarlos para abandonarlo y finalizar la actividad.

Lo importante es disfrutar del descenso y no ponernos en peligro. Si hoy no podemos terminar el barranco, lo haremos en otra ocasión.


Toma buena nota

  • Antes de tomar una decisión, ten en cuenta las posibles salidas del barranco. Si hace tiempo que has iniciado el descenso sólo podrás salir por abajo o utilizar alguno de los escapes, en el caso de que el barranco disponga de ellos.
  • Ante la duda, elige siempre la opción más corta y/o segura.
  • Dar marcha atrás en un barranco con rápeles no suele ser una opción posible. Si el barranco es sólo de los de caminar sí podrás considerar esa opción.
  • ¡Abandonar la actividad no es ningún fracaso! Hazlo si piensas que es lo más prudente en ese momento.
  • Evalúa al grupo y si alguien no va bien, toma la decisión más razonable: siempre podrás volver otro día.

Ten presente que...

Conforme avanza el día: 
  1. Aumenta el agotamiento
  2. Se reducen las horas de luz y la temperatura ambiente
  3. Muchas pequeñas dolencias tienden a agravarse

¡Sé siempre prudente, hay mucho en juego!