Saltar la navegación

Protégete y asiste al herido

Protege al herido, examínalo y préstale los primeros auxilios.

No descuides tu protección ni la del resto del grupo ante posibles nuevas incidencias.

Procura...

  • Examinar adecuadamente al herido: respiración, nivel de consciencia, heridas, posibles fracturas.
  • Estabilizar su situación, tranquilizarle y aliviarle en la medida de tus conocimientos y posibilidades (botiquín).
  • No administrarle ningún medicamento sin la seguridad absoluta de que puedes hacerlo.